entrenamiento funcional 1 octubre, 2018

El “entrenamiento funcional” se ha popularizado en los últimos años y se ha posicionado como una alternativa más a la hora de realizar un entrenamiento. Sin embargo, hay mucha confusión general con la definición exacta de “funcional”, así que voy a intentar aclararla de forma sencilla.

Durante muchos años, se utilizó la misma forma de entrenar prácticamente para cualquier objetivo. El modelo de entrenamiento de culturistas de antaño era copiado por cualquier persona aunque su objetivo no fuese la extrema hipertrofia o la competición, sin embargo, el avance de la ciencia deportiva en estas últimas décadas nos ha permitido obtener nuevas formas de entrenar y de individualizar, que son más efectivas y eficientes para cualquier objetivo.

Una de esas nuevas formas de entender el entrenamiento nos llegó a principios del S.XXI desde países como USA o Alemania con el nombre de FUNCTIONAL TRAINING. Es evidente que en aquella época la información actualizada en castellano era tremendamente escasa, por lo que prácticamente todo era en inglés. Cometimos el error de traducirlo literalmente y utilizar y normalizar esos términos en nuestro día a día. Así es como nace en los países de habla hispana el “ENTRENAMIENTO FUNCIONAL”. Pues bien, con functional training o entrenamiento funcional nos referíamos a entrenamientos en los que la salud, prima por delante de todo y que encima también tenga utilidad para los requerimientos individuales de la vida de la persona. El problema surge en los últimos tiempos cuando muchos profesionales (con toda la razón) se comienzan a cuestionar si el término es realmente adecuado o no, ya que es una definición muy general y que induce al error.

Funcional quiere decir útil por lo que entrenamiento funcional debería de entenderse como entrenamiento útil para algo. Por tanto actualmente deberíamos entender como “Entrenamiento funcional” a cualquier entrenamiento bien diseñado que cumpla su objetivo principal, sea el que sea; fuerza, rendimiento deportivo, hipertrofia, definición, etc…

Te preguntarás entonces cómo llamar al entrenamiento que únicamente pretenda mejorar tu salud por encima de todo y que sea útil para los movimientos que realizas en tu vida cotidiana, bien, en este caso podríamos denominarlo “Entrenamiento Funcional para el Movimiento” o “Entrenamiento Funcional para la Salud”. Aunque estas denominaciones también nacen en países anglosajones, actualmente creo sinceramente que es mucho más acertado empezar a denominarlo de esta manera y dejar de confundir a personas no profesionales, como hemos hecho muchos hasta ahora.

Un dato a tener en cuenta es el gran error de denominar “entrenamiento funcional” a clases colectivas de la mayoría de gimnasios, ya que no cumplen con prácticamente ningún requisito para denominarlos así, como por ejemplo, la falta de individualización y una metodología más que discutible en la que la velocidad de ejecución prima por delante de la calidad de ejecución.

Por último indicar que un entrenamiento funcional para el movimiento puede estar perfectamente ligado a otro objetivo, como puede ser por ejemplo, la hipertrofia muscular. Cuando se diseña BIEN un entrenamiento con el objetivo principal de hipertrofia por competición siempre importará muchísimo la salud del deportista, pero, no será lo número 1 a tener en cuenta, sino que lo será la propia hipertrofia y rendimiento en ese deporte. Además, la utilidad de dicho entrenamiento en su vida cotidiana puede verse minimizada por la obligatoriedad muchas veces de utilizar ejercicios o materiales muy efectivos para hipertrofia pero poco o nada para la funcionalidad de movimiento. Sin embargo, cuando el objetivo es estético por hobbie sí puede tener mucho interés el que la salud (articular, cardiovascular, etc…) tenga aún mayor protagonismo y que encima se puedan realizar entrenamientos que sirvan a esa persona a ser más útil en su vida diaria y con un riesgo de lesión más bajo que el que se daría cuando se tiene la responsabilidad de competición, solamente hace falta paciencia y diseñarlo todo seriamente en base a evidencia. Es aquí cuando nacen nuevas ideas y tendencias que nos ayudan a evolucionar y no quedarnos estancados siempre en los mismos ideales, de hecho seguramente que dentro de un tiempo, este texto, al igual que el resto que escribiré, quedará obsoleto y tendré que actualizarlo en otra entrada.
Recuerda que esto que acabas de leer es mi opinión personal sobre el tema, no tengo la verdad absoluta y también me equivoco, lo más importante es dejar pensar libremente a todo el mundo aunque no se esté en absoluto de acuerdo, respetar que alguien no cambie de opinión y no hacer la guerra por ver quien tiene razón. 2 ideas siempre son mejores que 1.

¡Nos veremos por aquí!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Piensa y Entrena .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios OVH.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.